miércoles, 29 de diciembre de 2010

Final de año… 1,2,3 …¡YA!

 

Ala corred, corred, ¡Que ya se va! ¡Que quiero que se vaya! ¡Corred! ¡Corred!.

No puedo evaluar este año porque sin duda, pudo haber sido muchisísisisisisiimo peor, y desde luego infinitamente mejor por eso y por el tema de empoderar al personal que nunca está de más voy a dar las gracias a todas las personas que durante este año han estado, cada una a su manera:

La primera: A mi madre, de la que no hablo mucho porque tenemos una relación un poco complicada. Pero es una valiente, una luchadora nata con una paciencia infinita y que se ha tragado muchas cosas, (que sé que se las traga porque la conozco desde que tengo uso de razón), ella sola. Porque mientras mi padre estaba en la Uci ella se dedicó a limpiar la casa de arriba a abajo porque es su manera de no pensar y de relajarse, cosa que a mí me enervaba mucho…

Mis amigos y amigas de El entrego (vosotr@s ya sabéis quiénes sois): Porque me hicisteis entender que lo que hacía mi madre era su manera personal de desahogarse y me pedisteis que la dejara tranquila, a su manera. Y por estar ahí, llevarme a dar una vuelta, a contarme vuestras aventuras para distraerme y hacerme reír a pesar de todo.

Mi hermana Minerva: Porque somos totalmente diferentes en la manera de ver y de vivir la vida y a pesar de todo, somos capaces de pillarnos una buena jartada a reír por las cosas más tontas mientras todo el mundo se nos queda mirando con cara de “Están locas”.

A mi familia caleyera: Estáis ahí todos los días, absolutamente todos. Con vuestros abrazos, las bromas, las risas... Las historias de zombis, los bailes gogoteros, vuestros intentos de liarme con chicas “raras” (por decirlo de alguna manera), las tartas de la Caleya, las carreras en los días de mucha gente en el bar, las charlas cuando no hay tanta gente, vuestro compañerismo, que para mí es un ejemplo…y tantas cosas que no voy a seguir porque sino voy a ocupar todo el post y no acabaría en la vida. ¡Os quiero mucho panchas!

La familia caleyera “del otro lao”: Tod@s los clientes y clientas que están ahí, que entran con una sonrisa, que nos preguntan que qué tal estamos. Que se ríen con nuestras tonterías, que tienen una paciencia infinita…

A mi familia Xeguina: Un colectivo entero que se volcó este año conmigo y que entienden que esta temporada no puedo estar al cien por cien en mi militancia.

A Elena: Compañera de facultad con la que comparto frikadas, discusiones filosóficas que no sé por qué pero siempre acaban en risas y en devaneos extraños. Una de las pocas personas con las que puedo estar sin necesidad de llenar el aire con palabras, con la que puedo “estar”simplemente, fumando, sin hacer nada más, hasta que nos miramos y nos echamos a reír sin saber por qué.

A Cris: Que desde Mallorca me pega meneos para que me espabile. Me llena la cabeza de información, de sus amoríos, que me transmite su buen rollo y su buen hacer en todas las facetas de la vida. Eres un ejemplo Cris y ¡mira que eres joven tía!

A Su y a Vero: que están ahí, da igual el tiempo que tardemos en vernos. Me dan raciones ilimitadas de achuchones y mimos mientras intentamos entender la vida…

A Cris y Nuria: Porque me enseñan que el tiempo hace grandes amistades,y que un sofá puede llenarse de historias y risas ( aiii como me gusta vuestro sofá tías¡¡¡)

A Soraya: Porque a pesar de todo,  la seguiré queriendo mucho. Y ha sido uno de los grandes apoyos de mi vida.

A esta familia bloguera que encontré cuando en realidad yo quería hablar de ciencia ficción y de fantasía en mi blog, y os espío y os leo y absorbo y paladeo vuestras palabras y me río y a veces, también lloro con vosotras.

A Rosana, porque me gusta mucho y sus letras me encantan…

Y para finalizar, a mi padre porque decidió quedarse para seguir luchando y disfrutando de la vida…

 

¡GRACIAS A TOD@S Y FELIZ AÑU!

Publicar un comentario

Pincha en la carátula para leer el primer capítulo (es una pasada¡¡)


leer en el libro



Dentro del Libro