viernes, 22 de febrero de 2013

Prueba de fuego

Esta crisis, mala gestión, mala inversión, todo va para los mismos bolsillos... nos está poniendo a prueba y resulta dura. Si a esto le unimos los problemas diarios que van surgiendo... es un auténtico desastre.

A veces pienso que para qué leo novelas de ciencia ficción y de fantasía si con ver un telediario ya tengo resuelta esa necesidad. Y las personas que vamos a pie lo sufrimos y así es difícil relajarse y disfrutar de la vida.

Es como si hubiera una desilusión generalizada. Como si todo estuviera ensombrecido. Hay que mirar la cartera antes de salir de casa. Para entrar en cualquier sitio. Para hacer casi cualquier cosa. Y el mal rollo se respira por la calle. Casi puedo leer las preocupaciones en la frente de la gente. Y el sentido de las cosas pierde su valor. Y parece que no hay esperanza...

Pues yo digo, ¡Sigamos construyendo! ¡Sigamos mirando hacia delante! ¡Construyamos nuestro propio camino! Y que no nos alejemos ni aislemos con nuestros problemas. Que las palabras no pierdan su valor, ni los sueños, ni las ideas. No dejemos que nos aplanen, tenemos que seguir enriqueciendo el mundo a nuestra manera. Reinventar el mundo, recrearlo para tener un futuro.

En el siglo XX, obras maestras, inventos maestros, e ingenios de todo tipo se crearon durante y después de las guerras mundiales. Nosotros no somos más blandos, defendamos nuestra época y nuestro presente. No dejemos que nos conviertan en números que derribar. Pongamos música en casa, reunamos a nuestras amistades...Sigamos viviendo y creando porque la falta de dinero no puede quitarnos la ilusión de un mundo mejor.

Publicar un comentario

Pincha en la carátula para leer el primer capítulo (es una pasada¡¡)


leer en el libro



Dentro del Libro